¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

LA PRIMERA CONCESION PETROLERA A EXTRANJEROS

Barroso con los alemanes Hasta el gobierno de Castro el petróleo, en diferentes formas, era usado por los zulianos. Desde los primeros pobladores que lo utilizaban como trampas donde sus presas quedaban pegadas, hasta el combustible para el alumbrado.

Con Cipriano Castro, desde el 28 de Febrero de 1.907 el Distrito Colón había sido concedido a Andrés Vigas; y en la misma fecha los distritos Maracaibo y Bolívar a Antonio Aranguren para la exploración, perforación y explotación del petróleo. Ambos concesionarios eran venezolanos e instrumento de las transnacionales. Castro no quería saber nada de potencias extranjeras.

En cambio Gómez sí. Los extranjeros lo habían ayudado a asegurar el golpe. Por eso en diciembre de 1.909 firmó con John Allen Tregelles un contrato de concesión para la exploración y explotación petrolera del Estado Zulia junto con Táchira, Trujillo, Mérida, Lara, Falcón, Carabobo, Anzoátegui, Sucre, Nueva Esparta, Monagas, Yaracuy y el Territorio Federal Delta Amacuro. Prácticamente caso todo el país.

Así se otorgó con esplendidez la primera concesión petrolera sobre el Zulia a extranjeros. El contrato cubriría la historia del Zulia de treinta años. Este sistema duraría sesenta y seis años.

 

Gustavo Ocando Yamarte, Historia del Zulia, pág. 455 

LA ESQUINA DE MAC GREGOR

Una imponente edificación construida en 1.892 por ingenieros franceses bajo los auspicios de Don Emilio Mac Gregor, dio nombre a uno de los lugares de mayor tradición. Su ubicación frente al mercado la convirtieron en el almacén mas visitado entre 1.930 y 1.940. Aún se conserva la fachada.

La esquina de Mac Gregor era el corazón de Maracaibo, por allí pasaba el tranvía que iba a Bella Vista y cruzaba en la esquina de RJ Villasmil al costado del convento, en toda la calle Ciencias. La esquina conformada por la intersección de las calles Comercio y Colón era uno de los sitios mas emblemáticos de la ciudad. Según Rafael Rincón González “allí convergía todo el mundo, no solo la gente común, sino los que estábamos metidos en la música y las artes porque al costado estaba La Zulianita, lugar predilecto de diversión y encuentro de escritores y poetas, eso se llenaba de gente de todas clases”.

Tras su construcción también albergó la bodega de Fernando Villalobos y desde 1.914 fue residencia del General José María García, su ubicación conformó un punto estratégico durante las primeras décadas del siglo XX debido a que marcaba el arranque de la ruta del tranvía y se acentuó a partir de 1.930 con la instalación de una bomba manual de gasolina en su acera

La Esquina de Mac Gregor

Pulsa este link para escuchar una gaita alusiva a la esquina: La Esquina del Recuerdo con Germán Avila

Emilio Mac Gregor Noboa fue un comerciante zuliano de fines del siglo XIX y principios del XX, fundador de la afamada firma de comercio que llevó su apellido, junto con Alberto Estrada y el apoyo de los García Nebot. Su famosa esquina fue uno de los sitios favoritos de reunión de los fanáticos del beisbol y de las carreras de caballo. “En la década de los setenta se incendió el edificio y sólo quedaron las paredes externas como fachadas falsas de cinematografía”, comentan Luis Guillermo Hernández y Angel Parra en su Diccionario General del Zulia.

Por dentro Mac Gregor era como las tiendas por departamentos que existen ahora porque allí vendían de todo: ropa, pintura, artículos para el hogar y hasta juguetes. Era uno de los almacenes donde vendía mas barato y además era el mas grande, así que siempre estaba muy concurrido por la gente de toda la ciudad. Al lado estaba un quiosco de revistas del difunto Carlos Quintero donde se conseguía la prensa. En el mismo edificio estaban Calzados Ciro, que era la principal zapatería de Maracaibo, Molko, ropa de caballeros y también la Casa Eléctrica. Mac Gregor ocupaba la parte interna posterior.

Frente a la Casa Mac Gregor, tal como permanece hoy, estaba el Hotel Victoria y hacia el otro frente el mercado principal, atrás quedaba la Botica Italiana. Era la zona donde se concentraba el comercio, todas las líneas de carros estaban allí; el punto tuvo se mayor auge en la década del 30 al 40 época en la que se podía encontrar gente deambulando todo el tiempo, de día y de noche. Una de las cosas mas curiosas del lugar era que instalaban unos pizarrones para publicar las noticias de última hora. Los periódicos de la época, El Excelsior, La Información y Panorama, tenían un calígrafo que anotaba con tiza sobre un pizarrón negro todas las noticias que les iban llegando. La prensa de Caracas llegaba cada semana porque la traían en barcos, en cambio los pizarrones los actualizaban diariamente.

Los carros ya no pasan por el frente y el mercado también desapareció, solo el Hotel Victoria sigue como fiel vecino y mudo testigo de ese Maracaibo inolvidable

Tomado de Viejo Zulia, págs 80,81

EL NAUFRAGIO DE LA “ANA CECILIA”

01__LAGO_DE_MARACAIBOLa “Ana Cecilia” partía el 08 de Agosto de 1937 en su rutinario viaje hacia Cabimas, en el muelle había un numeroso grupo de personas que despedían a sus familiares que embarcarían en la motonave. El dueño y capitán de la embarcación, Arturo Soto, presentó a las autoridades del Resguardo la lista de pasajeros que en total llegan a 98 y estaba compuesta solo por hombres. La realidad a bordo era diferente ya que los pasajeros pasaban de 200 y no solo iban hombres sino también mujeres y niños. Un testigo a bordo comentó posteriormente “Iba mucha gente bebiendo ron en la cubierta”

Los motores arrancaron a las 10 de la noche y cuando llevaban 20 minutos navegando, el viento se hizo fuerte, para ese entonces iban a la altura de La Arriaga y San Francisco. Los mas prudentes suplicaron al capitán que regresaran porque el viento estaba muy peligroso con tanto exceso de pasajeros. El capitán Soto se opuso y ordenó que le gente se fuese a acostar, amenazando con tiros a los oponentes. Acto seguido ordenó al maquinista que diera mas velocidad.

A los cinco minutos, la “Ana Cecilia” se fue hacia un costado y se volteó. Como había exceso de pasajeros los salvavidas no eran suficientes- El capitán Soto logró hacer tres disparos pidiendo auxilio. Nadie los escuchó. Empezó gente a desaparecer bajo el agua. Algunos de los pasajeros quienes eran buenos nadadores lograron llegar a las orillas del lago. El naufragio había tenido lugar a las 10:20 de la noche y los primeros auxilios llegaron a las 2:00 de la madrugada, mas de 80 personas se habían ahogado.

De mas de 200 pasajeros solo se salvaron 112, toda la ciudad se consternó. El Presidente del Estado decretó duelo publico, una formalidad pues la ciudad entera lloraba la tragedia. Todos se movilizaron en colectas para los damnificados y gran parte de la República se conmovió con la tragedia y envió sus auxilios. Monseñor Godoy dispuso para el día 11 un funeral solemne en la catedral para las víctimas.

Jesús Enrique Lozada escribió: “Racimos de vidas humanas que desgranaron los turbiones, vivero de esperanzas, de esfuerzos, de amores, de ilusiones, perdido bajo un hervor de espumas, quedáis entrelazados y confundidos en el recuerdo bajo el bello nombre de esa nave, alba como una tumba. Quedan las madres sin consuelo, las viudas desoladas, los hijos en desamparo. Y un hondo grito de dolor que resuena sobre el Lago, se propaga por todos los ámbitos como la luz del día y sube y parte la noche, como rayo de tormenta que desgarra los cielos oscuros”.

A todas luces, decenas de hombres habían sido víctimas de la imprudencia y, en parte, de la avaricia que muchas veces “rompe el saco”.

 

Gustavo Ocando Yamarte, Historia del Zulia, págs. 524-526

ROÑOQUERO Y MAMBLEA DOS GENIOS POPULARES

Roñoquero Y Mamblea  ROOQUE~11

Verdaderamente pocos recordarán los nombres de familia de ROÑOQUERO  y de MAMBLEA y no son otros que Carlos Bernal y Manuel Prieto, respectivamente, este último según me contaba mi abuela Mamá Dolores (Dolores Prieto) era primo suyo por lo cual entiendo ahora, que muchas de las cosas que en mi vida hice son fruto de la herencia recibida de mis ancestros.

Roñoquero y Mamblea son dos personajes populares famosos por sus chistes o quizás dicho de otra manera: por sus increíbles aventuras signadas por hechos fantasiosos, se llegaron a convertir en una referencia de los antes dicho y frases como: “vos si sois roñoquero” o “vos le ganáis a Roñoquero y Mamblea” se convirtieron en prototipos de de las “hazañas”  que la imaginación colectiva les atribuyó sin saberse a ciencia cierta la certeza de las mismas.

El Padre Ocando Yamarte en el “prejuicio” de su libro sobre ambos personajes anota: “procesando el material recopilado, fuí descubriendo poco a poco, las dificultades de dos carpinteros en una Maracaibo apurada. Muchas de sus ‘salidas’ giran en torno al desempleo. A diversas maneras de conseguir la alimentación. Hambre y desempleo son dos temas centrales: ‘matas de arepita’.. ‘matas de pescaíto’… Sus días eran roñosos, pero ellos tenían la sabiduría de revestirla de humor”.

  Nombrar a este par es asociarlos automáticamente con el embuste (la mentira), el ocio y Maracaibo, como prueba de ello existe una historia que comenta que una vez participaron en un concurso de embusteros organizado por una emisora de radio local que se llamó “Ondas del Lago”. Roñoquero contó en el concurso, que una vez se lanzó al lago de Maracaibo desde un avión a 3000 metros de altura sin paracaídas, y que cuando cayó, mató a un cocodrilo del golpe que le metió en la cabeza; que luego nadó hasta la orilla donde salió a tierra fresquecito.
Cuando le tocó el turno a Mamblea, contó que él una vez en África se encontró en la selva con un tigre y un león gigantescos, que se lo querían comer. Narró, que sin asustarse, se colocó en un sitio estratégico, desde donde apuntó a las dos fieras en fila, y de un solo disparo, las atravesó con el único tiro que le quedaba en la escopeta. La participación en el concurso le valió a estos personajes ganarse el calificativo de ser los maracuchos más embusteros que han existido.

Aquí va uno de sus chistes

RUIDO

- ¡Concha, Roñoquero, tengo más hambre que un burro muerto! ¡Y yo estoy en la lona!

- No te preocupéis que yo tengo aquí un fuerte y un rialito. El fuerte no lo podemos gastar pero el rialito sí. ¡Vamos a ver que a´cemos!

Un perfume “a’ arroz” denunciaba la ciudadanía del restaurant.

- Mirá, chino ‘el cirullo, danos un rial de yuca.

Chong Ching Gum, todo él carreritas, se fue y regresó casi al punto con una bandeja de una losa impecable. Roñoquero admiró los dragones y la pasó a Mamblea:

- Váis pues, Mamblea, comé.

La masticación no tenía sordina. Una grabadora cualquiera hubiese registrado claramente todos los movimientos digestivos. “Estaban hambrientos”. De improviso Roñoquero se sumió en una paralizada contemplación:

- ¿Que pasa Roñoquero? ¡Ey!

- ¡Mamblea!, mirá pa´llá’quel pollo que están asando…

Los dos chuparon aire entre los dientes. El olor sonsacaba el fuerte del bolsillo de Roñoquero. ¡No! ¡Ese fuerte era sagrado!. llegaron a un acuerdo económico y, a la vez, compensatorio: aspiraban profundo antes de masticar la yuca.

El chino los acechaba, como si estuviera escondido trás un cañaveral.

Terminaron.

- Bueno, Roñoquero, la cosa no estuvo mala. ¡Hasta comimos pollo!

Roñoquero tiró el “real” al mostrador. Ambos salieron con rapidez de la satisfacción. Chong Ching Gum los detuvo con griticos agudos.

- Favol pagal completo… un leal no es… ¡Mas!

-¿Que?

-Faltal el dinelo del polo….

-¡Que pollo chico?…. ¡Vos estáis loco!

-Sí, ¡sí!… Yo pude vel que ustedes comel olol del pollo.

- ¿Así es la cosa?, Bueno, vamos a pagarte el pollo pues. Damé acá el rial que te dí ahorita. Yo te pago tó’ con un fuerte.

Chong Ching Gum entregó la moneda con la faz iluminada. Roñoquero sacó la moneda “de a cinco”, la hizo saltar sobre el mostrador, la recogió y la volvió a su bolsillo. Luego exigió categórico:

-Ajá, chino pájaro bravo, ahí tenéis. ¡Cobrate ‘el sonío y me dáis el vuelto!

TINO RODRIGUEZ

tino_rodrguez Celestino Tino Rodriguez del Estado Falcón y mejor conocido como Tino Rodriguez ha hecho carrera artistica en esta región y es famoso por la canción Pregones Zulianos del compositor Rafael Rincon Gonzalez tino-rodriguez JNRafaelRinconGonzalezb8

Escucha aquí: PREGONES ZULIANOS

Celestino Rodríguez, mejor conocido por su nombre artístico: TINO RODRIGUEZ, fué un Falconiano naturalizado Zuliano que nació en Puerto Cumarebo el 6 de Abril de 1.931. Tino Rodríguez fue un excelente compositor, cantante, arreglista y músico y en sus primeros años fue integrante de diferentes bandas y orquestas.  Se graduó de clarinetista en la Escuela de Bandas Militares de Los Teques y posteriormente estuvo en la Banda Marcial de Maturín, en 1965 estando ya en Maracaibo ingresó a la Banda Rafael Urdaneta y posteriormente pasó a la Banda de Conciertos Simón Bolívar. Tino fue también un exitoso integrante de varias orquestas de música popular como la Orquesta de Eulogia Torrealba, Los Hermanos Chaparro, Garrido y sus Solistas y por último en la agrupación donde seguramente lo recordamos con mas facilidad: El Super Combo Los Tropicales donde participó durante varios años como cantante, arreglista y compositor.

Varias de sus composiciones e interpretaciones mas emblemáticas son: Falcón, Maturín, Pregones Zulianos, Adoración, Preciosa, Maracaibo Florido, Mi Contradanza, Reina Zuliana, Sueño de Amor, El Collar del Lago, Mi Guajirita, etc. plasmadas en los 26 discos que grabó a lo largo de su carrera. Tino fue honrado en 1.993 mediante un decreto de la Gobernación que lo consideró Patrimonio Musical del Estado Zulia.

Admirador de Carlos Gardel y Armando Molero, Don Tino popularizó e inmortalizó canciones de Rafael Rincón González, Luis Guillermo Sánchez, Firmo Segundo Rincón y Luis Oquendo Delgado, entre otros. Su producción musical abarca mas de 400 temas interpretados y mas de 90 de su autoría.

“Llevo mango, llevo piña, guineos y chirimoya/ también traigo yemas frescas/ gallinas gordas y pollos/ Panorama, Panorama con las últimas de hoy/ un hombre que se ha guindao desengañao en amor”… “Pregones zulianos” y “Maracaibo florido” son los temas emblemáticos de la ciudad y forman parte de mi identidad como cantor”, llegó a manifestar en una oportunidad.

Después de Armando Molero, Tino es la máxima representación vocal de la música zuliana. Se dedicó en alma y corazón a ella en todos sus estilos. Se asomó a la gaita con Guaco en la década de 1960, cantó con Cardenales del Éxito y grabó Nuestra Plegaria, de Firmo S. Rincón, como homenaje póstumo a Ricardo Aguirre

La atracción entre él y la Ciudad del Sol Amada existió desde que era niño. En Falcón, donde nació, aprendió a cantar gaitas y vio jugar béisbol a Luis Aparicio El Grande y al “Tarzán” Barboza. Vio despedir a quienes se movilizaban al Zulia debido a la explotación petrolera. Años más tarde, en Maturín, llevaba serenatas a las mozas con temas de Rafael Rincón G. A esta urbe llegó hace 5 años y la hizo su patria grande. Aquí halló amor y tuvo 17 hijos. Ha grabado más de 400 temas y su voz es un icono.

Tino decidió cambiar de paisaje ayer, Sábado 3 de Abril del 2.010 y hoy se le rinde un homenaje en la Basílica con la presencia de las máximas autoridades del Estado y de la Ciudad así como también como de los numerosos amigos que hizo a lo largo de su brillante trayectoria artística.

Tino: Pepino, Don Armando, Firmo Segundo, Astolfo y Ricardo te están dando su bienvenida.

RAFAEL MARIA BARALT

Rafael María Baralt ( Maracaibo, Venezuela, 3 de julio de 1810 – Madrid, España, 4 de enero de 1860), fue un escritor, periodista, historiador, filólogo, crítico y poeta. Autor del primer diccionario de galicismos del español y primer latinoamericano en ocupar un sillón en la Real Academia de la Lengua Española.

Rafael María Baralt.

Datos biográficos

Don Rafael María Baralt nació en la ciudad de Maracaibo, capital del estado Zulia (Venezuela), el día 3 de julio de 1810. Su nacimiento ocurrió en medio del movimiento de independencia de Venezuela, colonia de la corona española por más de tres siglos. Era hijo del Coronel venezolano Don Miguel Antonio Baralt y de doña Ana Francisca Pérez, oriunda de la República Dominicana. Debido a las visicitudes políticas de aquel tiempo de guerras, la familia Baralt Pérez se trasladó a Santo Domingo, donde transcurrió la mayor parte de la infancia de Rafael María Baralt.

La familia regresó a la ciudad de Maracaibo en 1821, donde Baralt vivió durante cinco años. En 1827 su tío paterno, don Luis Baralt, le llevó a la ciudad de Bogotá, Colombia, para comenzar sus estudios superiores.

Estudios y vida pública

Fue estudiante de la célebre Universidad de Bogotá, donde cursó los estudios de latín y de filosofía y obtuvo el título de bachillerato en 1830. Desde entonces formó parte de la política y la milicia venezolana contra los reformistas en 1835, llegando al rango de capitán de artillería, para luego ocupar un cargo en el Ministerio de Guerra.

En 1840 viajó a París para editar su Resumen de la Historia de Venezuela y Diccionario de Galicismos.

El 13 de septiembre de 1841 se va definitivamente de Venezuela. Primero viaja a Londres y luego se radica en Sevilla y en Madrid. Allí realizó la mayor parte de su abundante obra literaria. Entre sus obras ocupa un lugar importante su oda ‘Adiós a la Patria’, considerada de una impresionante riqueza poética. También ocupó importantes cargos en el Reino de España, como Director de la Gaceta de la Corona, Administrador de la Imprenta Nacional, etc.

Fue el primer hispanoamericano en ser elegido individuo de Número de la Real Academia de la Lengua.

Muere el 4 de enero de 1860 en Madrid, España, sin haber cumplido los 50 años de edad. Moralmente abatido tras un juicio que se le siguió en Madrid, -pese a que se le reivindicó públicamente – no resistió más de tres años hasta su muerte.

Fue también redactor, en febrero de 1829, del periódico zuliano ‘El Patriota del Zulia’. No fue sino hasta 1842 (tenía 32 años de edad), cuando inicia su obra poética, que lo convierte en uno de los zulianos más destacados. ‘Adiós a la Patria’, su poema mas importante y extenso, contiene estrofas que irá agregando hasta los días cercanos a su muerte:

Tierra del sol amada
Donde inundado de tu luz fecunda
En hora malhadada
Y con la faz airada
Me vio el lago nacer que te circunda.

Las últimas estrofas del poema son las siguientes:

No te duela mi suerte,
No maldigas mi nombre, no me olvides
Que, aun vecino a la muerte,
Pediré con voz fuerte
Victoria a Dios para tus justas lides
Dichoso yo si un día
A ti me vuelve compasivo el cielo,
I me da, patria mía
Digno sepulcro en tu sagrado suelo

Después de su muerte, sus restos se extraviaron y transcurrieron 122 años para su regreso a Venezuela. Aunque el Senado venezolano le había concedido el derecho a ser sepultado en el Panteón Nacional desde 1943, es el 24 de noviembre de 1982, cuando sus restos finalmente regresan a Venezuela e ingresan al Panteón Nacional, después de haber pasado una noche en la alcaldía de su querida Maracaibo.

En 1982 fue creada en Cabimas, ciudad de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, una universidad que lleva su nombre: Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt (UNERMB).

Bibliografía: Wikipedia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.