En toda su historia la Virgen de Chiquinquirá no había salido del Zulia. Solo salía de su Basílica para las procesiones patronales. Esto cambiaría en 1957, cuando fue elegida como Patrona de la Semana de la Patria, con el consentimiento de Monseñor Godoy.
 
El día 27 de Junio fue llevada hacia el muelle por unas cien mil personas, "entre aclamaciones, vivas y aplausos" mientras un helicóptero lanzaba flores y volantes sobre la carroza portadora.
 
La inmensa multitud confundía sus gritos con las sirenas y pitos de las naves surtas en el puerto, mientras zarpaba el "Destructor Zulia". Monseñor Lebrún fue el responsable del Tesoro del Zulia en ese viaje, el primero y el único que la Patrona del Zulia ha hecho en toda su historia. El Auxliar acompañó la imagen en su Visita Pastoral por varias parroquias de Caracas.
 
En la avenida Los Próceres presidió la Virgen las fiestas de la Patria, donde el orador grande, Monseñor Ramón I. Lizardi, le regaló una de sus bellísimas joyas entrecortada a cada paso por los aplausos delirantes de los pariticipantes
 
El regreso fue aún mas sentido. La Columna habla de ciento cincuenta mil personas recibiéndola con mas conmoción que en la partida. Salieron a recibirla barcos y pequeñas embarcaciones bajo una lluvia de flores.
 
Llegó el 8 de Julio. El Padre José Angel Ríos, director de La Columna, editorialzaba: "…manifestación multitudinaria y masiva que innegablemente será escrita con tinta indeleble en los anales religiosos del Zulia".
 
Ningún Zuliano ha tenido jamás sobre sus hombros una responsabilidad mas grave que el ser portador de la Patrona del Zulia en tierras lejanas. Monseñor Lebrún es devotísimo de la Virgen. Lleva siempre su imagen grabada en su anillo episcopal.
 
 
GUATAVO OCANDO YAMARTE, Historia del Zulia, 589-590